¡McDonald’s es progreso! 

Inauguramos esta sección donde iremos poniendo noticias sorprendentes sobre los beneficios que esta gran empresa trae al mundo…

Empezamos por Brasil: un McEmpleado engordó 30 kilos por comer allí mientras trabajaba. Le tuvieron que indemnizar con 13.000 euros.

¿Quizás es este el tipo de riqueza que MD traerá a Ayamonte?

(Podéis disparar al mensajero, estoy acostumbrada, pero esto son noticias internacionales y decisiones judiciales).

Seguiremos informando.

http://blogs.lainformacion.com/strambotic/2010/10/30/mcdonalds-gordo/

http://www.lavanguardia.com/vida/20101101/54063359836/mcdonald-s-condenada-a-pagar-a-un-ex-director-por-provocarle-obesidad.html

 

 

la laguna no mcdonalds

Una ingenua petición online en la plataforma Change.org, promovida por la asociación Huerta La Caja Verde, ha conseguido unas 35,000 firmas de personas que dicen “No queremos un McDonald’s en Ayamonte, queremos defender la salud y la economía local”.

Me gustaría exponer brevemente, qué es la Caja Verde, qué es McDonald’s (y qué vende), los motivos de nuestra petición y algunas propuestas en positivo.

Qué es Huerta La Caja Verde

Somos una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es fomentar la salud a través de la alimentación y la agricultura local y ecológica. Tenemos un huerto y cultivamos verduras ecológicas, y las familias interesadas establecen un acuerdo con nosotros. Somos muy pequeños y sin ninguna ganancia económica (y algunas pérdidas). Colaboramos en proyectos como los huertos escolares, e informamos sobre los beneficios de una dieta rica en verduras y frutas.

Tampoco tenemos ninguna relación política ni interés partidista de ningún tipo, simplemente somos un grupo de ciudadanos de Ayamonte, expresando un opinión ante una iniciativa del Ayuntamiento.

Qué es McDonald’s

Es la mayor empresa de comida del mundo. Cada año gastan en publicidad y marketing unos 2 mil millones de euros (igual que el presupuesto en sanidad de todo nuestro país), incomparable con cualquier empresa en el mundo.

Venden comida rápida: Sobre todo hamburguesas, nuggets de pollo y patatas fritas. Acompañadas de coca colas, batidos, helados. En los menús infantiles vienen siempre unos regalitos de juguetes que a los niños le chiflan. Todo esto lo sabemos.

Los médicos piensan que el problema con este tipo de comida es que es muy ‘densa’, es decir, que tiene muchísimas calorías por peso. En una dieta normal, hay como 125 calorías por 100 gramos, en la comida del McDonald’s hay más del doble, unas 260 calorías por cada 100 gramos [1].

Es una dieta muy rica en grasas, azúcares y sal, y con muy poco fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales (que son las cosas buenas que nos dan salud y energía).

¿Alguien sabe de qué están hechos los Nuggets de Pollo? Parece obvio, ¿verdad? Pues tienen poco pollo. Tres médicos hicieron un estudio hace unos meses y encontraron poco pollo: la mitad es carne, la otra mitad grasa, arterias, nervios y huesos machacados [2].

Que nos encanten las grasas y azúcares, no es muy bueno (pero es difícil de evitar).

Hoy en día, la abundancia de estas comidas ricas en grasas y azúcares hace que haya mucha obesidad en el mundo, sobre todo entre los niños y jóvenes.

Los médicos hablan de una epidemia de obesidad en el siglo XXI. Y la obesidad es una de las principales causas de muertes prematuras en el mundo. Está relacionada con enfermedades del corazón, con diabetes, con cáncer, y otras.

Los motivos para no querer un McDonald’s en Ayamonte se centran en dos pilares principales: la salud pública y la economía local.

Salud pública

El que la comida que vende McDonald’s afecta la salud pública no es una opinión, es un hecho probado con mucha evidencia científica.

Por ejemplo, un estudio reciente demostró que cuanto más cerca esta un McDonald’s a un colegio, más niños obesos había en el colegio [3].

Otro estudio reciente demuestra que cuanto más McDonald’s hay en un país, más obesidad existe en ese país [4].

La Organización Mundial de la Salud pedía hace unas semanas que los gobiernos tomen partido, porque dejando que las cadenas de comida rápida se pongan donde ellas quieran, según el libre mercado, están promoviendo esta epidemia de obesidad, sobre todo en niños [5].

Quiero también decir que nuestra petición, nuestra movilización, no es un caso sobre elección personal. Claro que cada uno puede comer lo que quiera, como individuo. Esta petición no es para boicotear las hamburguesas ni prohibirlas. Esta movilización es para decirle al Ayuntamiento, que es quien debe velar por nuestra salud como pueblo, que considere el efecto que puede tener un McDonald’s sobre una comunidad pequeña como Ayamonte. Sobre todo sobre niños y jóvenes que son los que tienen menor capacidad de decisión y son más vulnerables a la publicidad masiva de McDonald’s.

Todo esto depende el contexto: aquí estamos hablando de McDonald’s en Ayamonte:

McDonald’s: gigante comercial con publicidad y marketing masivo dirigido a niños y jóvenes.

Frente a Ayamonte, comunidad pequeña con pequeños establecimientos hosteleros y limitadas opciones específicas para jóvenes y niños.

Mi pregunta al Ayuntamiento es: ¿queremos arriesgar, como pueblo, la salud futura de nuestros niños y jóvenes?

Creemos que no, que no podemos jugar con la salud, que es lo más importante que tenemos.

Economía local.

McDonald’s dice que creará 20 puestos de trabajo en Ayamonte, y esa es la razón que más escucho como beneficio que traerá al pueblo. Bien, entiendo perfectamente que esos puestos sean bienvenidos, son muy necesarios.

Pero, ¿hemos analizado si el efecto de McDonald’s sobre nuestra pequeña economía local, quitará otros puestos de trabajo?

Ayamonte tiene el 40% de paro (2539 parados a Enero de 2014). Es un pueblo dedicado principalmente a la hostelería, sobre todo bares y restaurantes. ¿No hará un McDonald’s (en la afueras) competencia sobre esta hostelería y pequeños comercios del centro de Ayamonte, donde están los negocios familiares del pueblo?

La familia que tiene 20 euros para salir a comer un domingo, pues si va al McDonald’s ya no irá a otro bar del centro.

Si yo celebro el cumpleaños de mi hija en el McDonald’s, pues ya no lo celebro en la cafetería de la plaza.

Todos sabemos que esos pequeños gastos en comer fuera son los que mantienen a muchos hosteleros de Ayamonte en el invierno.

La pequeña hostelería familiar de aquí no puede competir con un gigante como McDonald’s, que se anuncia en la tele constantemente y que regala juguetes chulísimos con cada comida.

Realmente me parece que nuestra economía local se verá muy afectada. Seguramente esos 20 puestos de trabajo, si es que son realmente 20, llevarán a otros muchos al paro, en negocios pequeños que tendrán que cerrar o reducir plantilla.

Propuestas

Quería terminar con algunas propuestas, en positivo. Todos vemos como hoy en día todo se mueve por Internet. Las 35 mil firmas son un ejemplo claro de la influencia de las redes sociales y la presencia online.

Ayamonte vive del turismo y la hostelería

¿Podríamos fomentar más el turismo? ¿Por qué no creamos una presencia online en Internet que atraiga a más gente a Ayamonte, tanto en invierno como en verano? ¿Por qué no un puesto de trabajo digno, de community manager por ejemplo, para un joven que cree contenidos diarios de las maravillas de Ayamonte e incentivos para visitarlo? Publicidad muy barata que puede atraer a miles de personas (como a esos 35 mil que ya han odio hablar de este pueblo).

Ya que Ayamonte vive de la hostelería y tenemos productos y materias primas de primerísima calidad… ¿podríamos crear una escuela de hostelería? El nuevo palacio de congresos, ahora vacío y sin uso, ¿podría reconvertirse en este tipo de escuela, que de un futuro a nuestros cientos de jóvenes en paro?

Una ingenua petición online ha conseguido que casi 35.000 personas se hayan movilizado frente al nombre de Ayamonte. Estas 35.000 personas, muchas, varios cientos son ayamontinos de aquí o de lejos, y muchos otros miles son de todos los puntos de España.

La comida nos une, nos separa, y también nos moviliza. Aprovechemos esta movilización para impulsar la economía de Ayamonte, para promover la grandísima riqueza que tenemos y para crecer hacia un futuro más sostenible, con niños y jóvenes llenos de esperanza y de salud.

Firmado: Reyes (Yeya) Tirado Fernández

contacto: huertoecoayamonte@gmail.com

Referencias científicas:


[1] Stender, S., Dyerberg, J. & Astrup, A. 2007. Fast food: unfriendly and unhealthy. International Journal of Obesity, 31: 887-890. http://www.nature.com/ijo/journal/v31/n6/abs/0803616a.html

[2] deShazo, R. D., Bigler, S. & Skipworth, L. B. 2013. The Autopsy of Chicken Nuggets Reads ”Chicken Little”. The American Journal of Medicine, 126: 1018-1019. http://www.amjmed.com/article/S0002-9343(13)00396-3/abstract

[3] McDonald, D. 2012. Challenging Ronald: McDonald versus McDonald’s. Journal of Paediatrics and Child Health, 48: 103-105.

[4] Alhéritière, A., Montois, S., Galinski, M., Tazarourte, K. & Lapostolle, F. 2013. Worldwide relation between the number of McDonald’s restaurants and the prevalence of obesity. Journal of Internal Medicine, 274: 610-61

[5] De Vogli R, Kouvonen A, Gimeno D. 2014. The Influence of Market Deregulation on Fast Food Consumption and Body Mass Index: A Cross-National Times Series Analysis. Bulletin of the World Health Organization, 92:99-107.

Este blog (cutrecín) sufre de esa falta de tiempo crónica típica de las vidas atareadísimas que llevamos las madres trabajadoras, hortelanas y activistas.

Pero dado el revuelo que se ha levantado porque nuestra asociación Huerta La Caja Verde ha recogido más de  30.000 firmas de ciudadanos que no queremos un McDonald’s en Ayamonte, he hecho un hueco en mi noche para explicar un poco.

Primero un poco de antecedentes. Ayamonte (el pueblo donde nací) es un pueblo impresionantemente bonito, con los atardeceres más emocionantes del mundo, una playa de 7 km que te hace disfrutar más de la vida, tanto en verano como en invierno, un río y una costa llenos de vida y cosas ricas. Mucha luz, mucho sol, mucha sal y muchas más cosas (incluidos un suelo muy fértil para cultivar comida). Eso sólo en el apartado de recursos naturales.

En otros apartados Ayamonte también es muy rico. En historia, en arte, en arquitectura. Pintores, escritores, poetas. Muchos han encontrado aquí inspiración. Tenemos iglesias muy muy antiguas, tumbas fenicias mucho más antiguas, y un castillo que era muy antiguo pero que ahora es un moderno Parador, cerrado temporalmente por la crisis. Empecemos con los problemas.

Ayamonte tiene unos 18.000 habitantes, y una tasa de paro que ronda el 40% (no se exactamente la cifra). Antes estaba el ladrillo, claro. Pero ahora, es una economía local dedicada mayoritariamente a los servicios, con turismo de veraneo, hoteles y muchos restaurantes y bares. Con tanto paro, el consumo anda por los suelos. Y entristece dar un paseo por el centro de la cuidad, con plazas preciosas que los guiris no pueden parar de fotografiar, muy poca gente y muchísimos locales cerrados. La economía local se hunde.

En Ayamonte se come muy bien. Un amigo de Sevilla muy viajado, cercano a unos diseñadores muy famosos de allí, me decía hace poco que “Ayamonte es el pueblo donde mejor se come del mundo”. Seguramente sea verdad.

Y en estas estamos, cuando el Ayuntamiento promueve que un McDonald’s abra un restaurante drive-thru (de esos en las afueras, donde vas en coche y te lanzan las hamburguesas dentro para que ni tengas que gastar calorías en bajarte).  La ‘razón’ es que creará unos 20 puestos de trabajo. La pasión me pudo cuando me enteré (mis pasiones, mis aficiones y mi vida, giran alrededor de la comida y cómo cultivarla para crear un mundo mejor). Y así pues, me lancé a pedir firmas online, gracias a Change.org.

Las razones por las que no queremos un McDonald’s en Ayamonte se centran en dos puntos: 1. La economía local se perjudicará, y 2) la salud pública también se dañará. Explicamos un poco más en la petición.

Casi todo el planeta sabe ya que la comida como la del McDonald’s nos hace daño, sobre todo a los niños y jóvenes. Hasta la Organización Mundial de la Salud quiere que los gobiernos hagan algo para frenar la influencia de corporaciones como McDonald’s. En un pueblo pequeño como Ayamonte, esa influencia sobre niños y jóvenes puede ser devastadora. Tengo una hija de 3 años y eso me da escalofríos.

Además, veo la lenta agonía de tantos y tantos comercios y negocios pequeños de Ayamonte. Sinceramente no creo que 20 puestos de trabajo, con todos mis respetos, justifiquen el gran daño que puede hacer la competencia con un McDonald’s que gasta billones en publicidad y marketing. Una familia que tiene 10 euros para salir a cenar, si va al drive-thru de McDonald’s, seguramente ya no irá a la plaza del pueblo. Si los cumples se celebran allí, alguna cafetería tendrá que cerrar. Etc, etc.

Nuestra humilde petición ha generado un gran revuelo en el pueblo, y fuera. En Facebook hemos tenido cada día cientos de mensajes, muchos  enfadados con nosotros por querer parar el “progreso” (que llega, esta vez, disfrazado de Big Mac). Un concejal del Ayuntamiento ha empezado su propia petición a favor del McDonald’s (por si esos billones en marketing no eran suficientes).

Yo soy la primera impresionada con las 30.000 firmas, de distintos rincones del ciberespacio, y muchos también de Ayamonte y de Huelva, apoyando nuestra petición. Nunca me lo pude imaginar cuando ingenuamente creé esta petición el martes pasado.

Para mi todo este movimiento ciudadano que se ha creado me dice una cosa: la alimentación está en el centro de nuestras vidas, lo que comemos nos une, nos separa, y es capaz de sacar lo mejor (y lo peor) de nosotros. Lo que comemos es tan importante, que es capaz incluso de movilizarnos para luchar por un mundo mejor! En ello estamos… 

Saludos, Reyes (Yeya) Tirado Fernández

PD. ¡Venga a conocer y a comer a Ayamonte, se alegrará! 

PD2. Ponga este video a pantalla completa y deje que se le ericen los pelillos de emoción…

y PD3. Quisiera aclarar dos cosas:
1. Somos una asociación sin ánimo de lucro que queremos fomentar la salud a través de la comida y la agricultura ecológica y local. No tenemos ningún interés comercial (y sí bastante trabajo desinteresado y esfuerzo, la verdad, sobre todo de mis compañeros que llevan el trabajo duro).
2. Detrás de esta petición no hay ningún interés político, ningún partido local ni de ningún tipo. Simplemente somos un grupo de ciudadanos (bueno, ya son más de 30.000) que piensan que un McDonald’s traerá más daño que beneficio al pueblo de Ayamonte.

buñuelos de acelgas

 

Para mi las acelgas son de las verduras más ricas, versátiles y poco valoradas del mundo vegetal otoño-invierno. Yo de niña no las comía y supongo que tendré secuelas porque ahora las como casi todos los días en esta época. Bueno, por eso y porque es de lo que mejor crece en la huerta con el fresquito. Además son de las verduras más fotogénicas que conozco. Es ir al huerto a hacer un poco de food-porn y son ellas las reinas de la pasarela… Aquí una receta que me salió la otra noche por pura casualidad y no tengo ni remota idea de cantidades.

Por eso se me ha ocurrido un concurso en honor a esta humilde reina verde:

Concurso ‘I Love Acelgas’:
¡Premio de un manojo de acelgas ecológicas para quien ponga una receta con sus cantidades exactas y con mejores fotos!
(esta u otra receta con acelgas como ingrediente principal)

Y por fin, la receta: Buñuelos de acelgas con pasas y pipas (al horno)

Ingredientes:
Un buen manojo de acelgas (o espinacas)
1 cebolla grande
1 vaso harina de trigo (aprox)
2-3 huevos (aprox)
Un par de cucharadas de queso Parmesano rallado (opcional)
Pasas y pipas de girasol (o piñones, pero son más caros)
Media cucharita de levadura Royal
Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta

Preparación:
1. Separar las pencas blancas de las acelgas y trocear en láminas. Hervir las pencas unos minutos (unos 2-3 min) y después añadir las hojas verdes cortadas en láminas también. Hervir unos 1-2 minutos más. (Si son espinacas, unos 3 minutos total basta). Escurrir y reservar.
2. Trocear la cebolla finita. Saltear en aceite de oliva. Cuando estén doraditas, añadir las acelgas escurridas, saltear un poco más, y salpimentar.
3. Mezclar en un cuenco, las acelgas salteadas, los huevos batidos, el queso rallado si se usa, las pasas y las pipas. Mezclar bien.
4. Añadir a la mezcla la harina, poco a poco. Puede ser que necesitéis menos de un vaso, añadir poco a poco hasta que tengas una consistencia como de mezcla para bizcocho. Añadir un poco de leche si queda muy espeso. Rectificar de sal y pimienta. Añadir la levadura Royal y mezclar todo suavemente una última vez.
(Perdón pero las hice a ojímetro y sin receta, así que no puedo poner cantidades exactas).
5. Rellenar con la mezcla moldes de magdalenas o hacer bolitas y poner sobre papel de horno.
6. Hornear durante unos 15-20 minutos a 150 grados. Hasta que estén doradas por fuera y el cuchillo salga limpio. Cuidado no te quemes!
7. Ricas y ligeras, por aquí duraron tan poco… que sólo pude hacer esa triste foto de arriba.

Animaos con el concurso! Disfruta de tus acelgas, hazles fotos y gana… más acelgas!

Pon te receta aquí en el blog, o envíala por correo a huertoecoayamonte@gmail.com o subela a nuestro muro en Facebook. Solo por participar te puedes llevar un suculento manojo de acelgas ecológicas (a recoger en nuestra huerta en Ayamonte). I Love Acelgas.

acelgas trasluz

Crema de calabaza con membrillo

Ingredientes:

1 cebolla, 1 kg calabaza, 1 membrillo grande, 1 dl aceite de oliva, 2 clavos de olor, 2 granos pimienta negra, 1 pizca canela, 1500 ml caldo, 100 g queso emmental frances, sal y pimienta.

 

Preparación:

1.- Pelar y picar la cebolla, la calabaza y el membrillo. Calentar una olla amplia con el aceite, incorporar la cebolla, estofar, añadir la calabaza, el membrillo, las especias y saltear.
2.- Añadir el caldo y cocer durante 30 minutos, incorporar más caldo si fuera necesario. Retiar del fuego y triturar. Rectificar de sal y pimienta.

3.- Precalentar el horno a 200º. Forrar una bandeja de horno con papel de hornear y hacer montones con el queso rallado, hornear durante unos minutos hasta que el queso se funda y este ligeramente dorado. Retirar del horno y dejar endurecer. Servir la crema de calabaza y membrillo con la costra de queso por encima.

 

Membrillos asados (Postre ligero, sano y fácil)

Ingredientes

4 membrillos, pelados, en cuartos y sin centros
¹/³ taza de miel
1½ tazas (360 ml) de vino blanco
Cáscara de limón y naranja
1 palo de canela

Preparación

  1. Precalentar el horno a unos 180 grados. En una fuente para horno colocar los membrillos en una capa y rociar con la miel. Agregar el vino, 1 ½ tazas de agua fría, cáscaras de limón y naranja y canela; hornear hasta que los membrillos estén blandos (pueden tardar bastante) y retirar del horno.
  2. En una fuente de servir colocar los membrillos asados y reservar. Colar el líquido de cocción a una olla y llevar a ebullición. Cocinar hasta reducir el líquido a 1 ¼ tazas; si desea, agregar más miel, revolver y retirar del fuego. Verter el almíbar en la fuente reservada sobre los membrillos, dejar enfriar y refrigerar.

Se conserva muy bien en el frigorífico, y se puede calentar para servir si se quiere. Con un poco de yogur bueno o con helado es un postre que impresiona!

Mandonguilles de lentejas y calabaza – Falafel ecológico

Esta receta me ha parecido muy buena, y estupenda para aprovechar restos de la olla de lenteja semanal que comemos en casa. Con las calabazas tan buenas que tenemos ahora en la huerta deben estar riquísimas.

Para mi que podrían ser Falafel Ecológicos tan buenos como los de Falafel King

http://newyorkstreetfood.com/tag/king-of-falafel-and-shawarma/

(de Karlos Arguiñano)

http://www.hogarutil.com/cocina/recetas/pastas-pizzas/201211/lasana-verde-hortalizas-17575.html

Ingredientes (4 personas):

  • 16 láminas de lasaña verde
  • 1 cebolla
  • 800 gr. de calabaza
  • 1 kg. de calabacín
  • 6 tomates secos hidratados en aceite (si no tenéis, tomates normales al principio con el resto de verduras también va bien)
  • 100 gr. de piñones
  • 8-10 hojas de albahaca
  • 500 gr. de leche evaporada
  • 25 gr. de harina
  • 100 gr. de queso
  • agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • nuez moscada
  • perejil o hojitas de albahaca (para decorar)

Preparación

Pica la cebolla finamente y ponla a pochar. Pica el calabacín y la calabaza finamente y añádelos. Pocha todo bien y agrega 100 ml. de leche evaporada. Mezcla y deja hervir hasta que ligue bien y desaparezca el caldo. Separa la cazuela del fuego, agrega los piñones, los tomates secos troceados y las hojas de albahaca bien picaditas. Mezcla bien y pon a punto de sal.

Para la bechamel, pon un poco de aceite en una cazuela, añade la harina y cocínala, vierte el resto de la leche evaporada (sin dejar de remover), una pizca de nuez moscada rallada y una pizca de sal. Cocínala durante unos 10 minutos.

Cuece las láminas de lasaña en una cazuela con agua (o si son de las precocidas este paso no hace falta), y una pizca de sal (el tiempo que indique el paquete). Escurre y reserva.

Monta la lasaña alternando láminas de lasaña con el relleno (4 láminas por comensal). Cubre con la bechamel, espolvorea con queso rallado y gratina en el horno. Decorar y servir. 

Sopa fría de pepino, yogur y menta

Malenis de lombarda y coliflor, con acompañamiento de sardina.

La receta de las magdalenas, este viernes con la Caja Verde

malenis coliflor1 malenis de lombarda